Perfiles

Imagen perfil

Alejo Durán

El Negro Alejo

 

Gilberto Alejandro Durán Díaz, más conocido como Alejo Durán, se coronó como el primer Rey Vallenato en 1968, siendo desde años atrás toda una leyenda del acordeón. Su historia con este instrumento musical comenzó cuando apenas era un niño. Sus padres eran músicos y él, desde los 10 años, deleitaba sus oídos con los sonidos del acordeón cuando trabajaba en la legendaria finca Las Cabezas. Allí dio sus primeros pasos en la música, cantó, compuso y conoció a su compañero inseparable, ese del que extrajo las notas más sonoras y fuertes y, lo llevó a catapultarse como uno de los músicos más feraces de este género. Su sombrero sabanero, sus incomparables letras y el sentimiento con que el interpretó cada una de sus canciones, caracterizarán por siempre a este rey, que ya estaba coronado mucho antes del primer Festival de la Leyenda Vallenata.

“Pobre mi Alicia, Alicia adorada, yo te recuerdo en todas mis parrandas. Pobre mi Alicia, Alicia querida, yo te recordaré toda la vida”.

Datos Adicionales

  1. En 2019, se conmemoraron 100 años de su natalicio. El Paso, hoy parte del departamento del Cesar, lo vio crecer, conocer la música y componer sus primeros éxitos.  
  2. Alejo fue un eterno enamorado y muchas de sus canciones son el reflejo de lo que sintió su corazón. "Fidelina", uno de sus temas más recordados nació como respuesta de una carta que ella le envió en medio de un amor fugaz que el destino nunca pudo unir. 

“Voy a coger mi acordeón, pa’ que escuchen mi rutina. Y voy a hacer este son ayayayay es pa’ que tú te diviertas Fidelina”.

  1. En el primer Festival de la Leyenda Vallenata, varios seguidores de Emiliano Zuleta lo daban por ganador y lo llevaron a celebrar antes de tiempo. Cuando llegó la hora de la competencia, no llegó a competir y así, le despejó el camino a Alejo Durán, quien demostró su talento y se coronó como Rey Vallenato.
  2. En 1987 rechazó la corona del Rey de Reyes porque falló en una nota musical. Cuando interpretaba la puya "Pedazo de Acordeón" se detuvo frente a la mirada de todos los espectadores y dijo: “Pueblo, me he descalificado yo mismo”  y abandonó la presentación argumentando que una nota, que casi nadie escuchó, no había sido la que él esperaba.
alejo_duran_peq.jpg
Foto: Colprensa
Imagen perfil

Calixto Ochoa

El Negro Cali

 

Comenzó a sumergirse en el vallenato a escondidas, pero su talento era tan grande que no era digno de ser escuchado por pocos. Calixto Ochoa se escapaba de su casa para ir a las parrandas de las fincas del Cesar, donde algunos de sus familiares tocaban hasta el amanecer.

Enamorado del acordeón, tomaba este instrumento a escondidas de su hermano y en él empezó a desarrollar ese talento innato que por más de siete décadas lo acompañó. Con el paso de los años y tras tocar muchas puertas reunió a varios talentos creando la exitosa agrupación Los Corraleros de Majagual, junto con Alfredo Gutiérrez, Eliseo Herrera, César Castro, Lucho Pérez y Antonio Cavas. Calixto de Jesús Ochoa Ocampo fue Rey Vallenato en 1970 y su legado no solo es recordado en Colombia, sino en Venezuela, Estados Unidos, Ecuador, Nicaragua, República Dominicana, entre otros países.

“Cuando llegan las horas de la tarde que me encuentro tan solo y muy lejos de ti, me provoca volver a los guayabales y aquellos sabanales donde te conocí”

Datos adicionales

  1. Se dio cuenta de que la canción perfecta no existía y por eso, compuso más de 1.000 temas musicales en su larga trayectoria artística.
  2. Fue el primero en incorporarle a un acordeón Tres Coronas un sistema de cambio de palanca, además de ponerle otra correa a este instrumento para darle más soporte a la mano izquierda.
  3. Tenía una forma muy particular de componer sus canciones. Sabía que entre menos vueltas y arreglos les diera a los temas, más exitosos se volvían.
  4. Protagonista de muchas historias de amor, Calixto Ochoa es el compositor colombiano con mayores canciones con nombre de mujer: "Diana", "Amparito", "Dorotea", "Marily" fueron algunas de sus protagonistas que se convirtieron en grandes éxitos.

“Si acaso ya no regreso más por aquí, dígale a Diana, si viene, por qué me fui”.

calixto_ochoa_peq.jpg
Foto: Colprensa
Imagen perfil

Colacho Mendoza

El Rey de reyes

 

Una leyenda de la música vallenata. Colacho Mendoza supo conquistar a su público a punta de acordeón. Su talento fue heredado de sus padres, quienes guiaron sus pasos hacia la escena musical en La Jagua del Pedregal, La Guajira. Fue elegido como el segundo Rey del Festival Vallenato en 1969 y primer Rey de Reyes en 1987.

Conoció a Rafael Escalona en Valledupar, a quien acompañó por muchos años. Luego, alcanzó la fama internacional al lado de grandes exponentes del género como Diomedes Díaz, Poncho Zuleta, Silvio Brito, Jorge Oñate, entre otros.

“Bastaba que Colacho tocara un vallenato de Escalona para que fuera maravilloso, sin más pruebas que el poder de su talento y la autoridad de su voz”: Gabriel García Márquez.

Datos adicionales

  1. Se consideraba un hombre de pocas palabras porque sabía que el acordeón se encargaba de hablar por él.
  2. Fanny Lourdes Zuleta fue su primer y gran único amor. Su historia inspiró a Rafael Escalona a componerle unas letras:

“Entristecido quedó Escalona porque Fanny se llevó a Colacho. Mírenla, vestida de blanco con su velo y corona. Dijo Colacho: 'quiero casarme', le contesté: 'son cuestiones tuyas, pero yo temo que Fanny le vaya a sacar las uñas'”.

  1. Se arriesgó a fusionar el vallenato con salsa, manteniendo la esencia del folclor y sus raíces. Grabó tres canciones con Guayacán sin salirse de su estilo único, pues eran temas de Rafael Escalona, el mismo que le cantaba vallenato con una voz suave.
  2. Colacho marcó la carrera musical de Diomedes Díaz, pues lo proyectó como una gran promesa del folclor grabando junto a él siete producciones musicales y un total de 85 canciones en seis años de estar juntos.
Imagen perfil

Alfredo Gutiérrez

El Monstruo del acordeón

 

El acordeón llegó a Alfredo Gutiérrez de forma empírica. No asistió a una escuela, ni tardó meses en aprender a tocar este instrumento. Desde los cuatro años ya lo dominaba y fue gracias a que se convirtió en la compañía de su padre cuando este recorría la costa colombiana ganándose la vida al son de unas buenas notas de vallenato.

Tras su muerte, siguió su legado y se encontró en el camino con el que comenzó siendo su ídolo, quien luego pasó a ser su maestro y guía: Calixto Ochoa. El niño que empezó a ser reconocido en las calles y buses de su región fue coronado años más tarde en Rey Vallenato y no en una, sino en tres ocasiones. Alfredo Gutiérrez se ha caracterizado, a lo largo de su carrera, por romper las reglas y por eso, su estilo único no ha parado de relucir.

“Vamos, mi amorcito, que te llevaré al decimoquinto festival en Guararé”

Datos adicionales

  1. A los seis años, le dijo a su padre que sabía tocar acordeón y comenzó a ser reconocido en los buses que viajaban a Barranquilla como "el niño prodigio del acordeón".
  2. Es uno de los artistas vallenatos que más discos tiene, ostenta más de 100 y su carrera es reconocida en Venezuela, Estados Unidos, México, entre otros países.
alfredo_futierrez_peq.jpg
Foto: Colprensa
Imagen perfil

Jorge Oñate

El Ruiseñor del Cesar y El Jilguero de América

 

Oriundo de La Paz, Cesar, Jorge Oñate partió la historia del vallenato en dos. Antes de su llegada, el acordeonero era el mismo que componía, cantaba y tocaba el instrumento. Sin embargo, a comienzos de los años setenta, junto al grupo de Los Hermanos López, Oñate le dio paso a la palabra “agrupación”, donde no solo se incorporó el acordeón, la caja y la guacharaca, sino que se le agregaron, coros, bajos, guitarras, entre otros elementos.

La importancia de este artista en la música vallenata es incalculable, desde muy pequeño se las ingenió para asistir a cuanta parranda podía y escuchar a los mayores contar historias sobre este género musical. Desafió todo y defendió su sueño. Gracias a eso hoy no solo ha recibido más de 50 discos de oro, sino que fue galardonado como Excelencia Musical en los premios Grammy Latino, junto con otras cinco leyendas latinoamericanas.

“Nunca comprendí tu amor cuando llegó y se fue de pronto. Como nube pasajera así llegaste tú y te fuiste”.

Datos adicionales

  1. Oñate ha tenido una carrera musical de más de 40 años donde el sacrificio y la disciplina han sido sus claves para serle fiel al folclor que lo ha hecho grande.
  2. Ha moldeado su voz de la mano de grandes acordeoneros colombianos, entre ellos Miguel López, Emiliano Zuleta, Colacho Mendoza, El Chiche Martínez, entre otros.

“La sociedad que te corrompe luego te margina. Muchacha autómata del vicio para dónde vas. Cicatrizaron en tu cara todas tus heridas, pero la que lleva tu alma nunca sanará” - "Mujer marchita", Jorge Oñate.

  1. En su honor se construyó un monumento en el Parque de la Leyenda Vallenata en Valledupar, donde aparece junto a Poncho Zuleta y Diomedes Díaz.
  2. A los 15 años, comenzó su historia de amor con Nancy Zuleta y juntos han recorrido el camino por 46 años.
Foto: Colprensa
Foto: Colprensa