Mujeres

Imagen perfil

Consuelo Araújo Noguera

La Cacica

Recia, imponente y aguerrida, pero también constante, apasionada y leal, así fue Consuelo Araújo Noguera. La política, escritora y ministra de Cultura impulsó la música vallenata durante toda su vida convirtiendo al género en una de las máximas expresiones artísticas ante el mundo.

Su amor por el folclor la convirtió en un referente para las mujeres de la época, quienes encontraron en La Cacica una fuente de inspiración ideal para sumergirse en el vallenato, manifestación cultural con un alto sentido machista.

Sobre los hombros de Consuelo Araújo pesa, honrosamente, la creación de la primera versión del Festival de la Leyenda Vallenata en 1968. Se unió con el político Alfonso López Michelsen y Rafael Escalona para llevarle a Colombia el evento que se ha constituido como el máximo patrimonio cultural y musical de Valledupar.

"¡Ajá, ajá, esto es lo que te gusta a vos, tenernos sometidos aquí a tu bendita fiesta y mandarnos a todos como una gran Cacica. Eso es lo que tú eres, una Cacica!", habría dicho Hernando Giraldo en la segunda edición del festival, en el año 69.

El liderazgo a Consuelo le brotaba por la piel, de allí que se quedara como La Cacica. Tenía una columna de opinión en El Espectador llamada “La carta vallenata” y Hernando Giraldo, quien era su compañero en el diario, la bautizó así, epíteto que transcendió para la historia.

"El vallenato de verdad no se hace. No se fabrica. No se elabora, ni siquiera, digo yo, se piensa o se diseña. Él simplemente nace. Nace con fuerza como cualquier machito entre sollozos y pataleos después de que lo engendra el sentimiento y lo pare la inspiración" - Consuelo Araújo Noguera.

consuelo-araujo-colprensa.jpg
Foto: Colprensa
  1. Sus roles de escritora y gestora cultural los llevó siempre al servicio del vallenato escribiendo tres obras: "Vallenatología", primer libro publicado en el mundo sobre los orígenes y evolución de la música vallenata, "Escalona: el hombre y el mito", un relato biográfico de la vida de uno de los más grandes compositores de la música vallenata. y "Lexicón del Valle de Upar", una compilación de las voces, modismos, refranes, dichos y vocabulario que usan de manera cotidiana los habitantes de esta región. Dejó por publicar una biografía de la vida de Leandro Díaz titulada: "En la casa de Alto Pino".
  2. Entre Consuelo y Diomedes existió una amistad entrañable, tanto así que cuando el cantante vallenato estuvo en la cárcel La Cacica fue a visitarlo a la escuela de agentes del DAS en Cota, Cundinamarca, para hablar con él, darle consejos y brindarle apoyo. También en Valledupar, Araújo Noguera visitó a Díaz cuando este se encontraba paralítico producto de la enfermedad Guillain-Barré. El cariño y respeto era tan mutuo que El Cacique, después del asesinato de la gestora cultural el 29 de septiembre de 2001, le compuso a modo de tributo la canción "Consuelo".
Imagen perfil

Patricia Teherán

La Reina del vallenato

Fue la artista que rompió los estereotipos del vallenato. Su talento, forma de ser y deseos de triunfar la convirtieron en la voz más importante de la historia del género, pues su aporte musical siempre fue bien recibido y respetado.

Patricia demostró, a través de sus canciones y apariciones, la importancia que la mujer tenía en la cultura musical del acordeón.

Fue descubierta en 1988 por Gabriela 'Chela' Ceballos, quien la invitó a hacer parte de la agrupación Las Musas del Vallenato. Después de tres LP, y por problemas de temperamento, se retiró para formar su propio proyecto denominado Las Diosas del Vallenato en donde logró ascender y darle relevancia al vallenato femenino.

El nombre de Las Musas del Vallenato surgió como un modelo inspiracional para las mujeres y un atractivo para moverles fibras a los hombres. Además, Patricia Teherán aseguraba sentirse una deidad sobre la tarima o cuando estaba, simplemente, en su casa descansando, de allí Las Diosas del Vallenato.

Como una de las principales voces de la música vallenata y reina del género es considerada, por diversos especialistas, Patricia Teherán.

"Por qué lo vine a conocer, señor ,cuando su vida toda de ella es. Si primero lo hubiera visto yo, seguramente fuera su mujer" - "Tarde lo conocí".

pat.jpg
  1. Una de sus principales premisas fue trabajar con músicos populares, demostrando que los jóvenes sí tenían talento y podrían triunfar en la cultura vallenata.
  2. Se dice que su único hijo, Yuri Alexander Teherán Romero, es un verdadero milagro, pues el día del accidente que le produjo su muerte, Patricia dejó al pequeño, de entonces cuatro meses de vida, bajo el cuidado de su timbalera Silvia Carpucilo. Su jefe de prensa, Guillermo 'Billy' Pertuz, asegura que Teherán le pidió que lo cuidara y lo quisiera como si fuera suyo.
  3. Los vecinos de la fallecida cantautora, en el barrio Nuevo Bosque de Cartagena, aseguran que su espíritu permanece en el parque Flor de La Guajira ubicado frente a la casa de la artista. También afirman que en las noches los jóvenes evitan jugar o pasar por el parque para no encontrarse con su espíritu. "En la casa de Patricia se han escuchado de noche retumbar los instrumentos sin que nadie los ejecute, por eso se habla de que su espíritu sigue allí. Ella fue velada en su casa y por eso es que se rumora que jamás se ha ido, dicen que se asoma también al balcón, ya que desde allí era donde salía a saludar a los vecinos".
Imagen perfil

Adriana Lucía

Sin perder sus raíces musicales como el vallenato y el porro, esta compositora y cantante colombiana, le ha dado nuevos aires. Ha vestido con un traje renovado estos sonidos para trascender de generación en generación.

En sus más de 20 años de carrera, gracias a su talento y perseverancia, se ha ganado el respeto de grandes íconos y referentes de la música vallenata de todos los tiempos como Alfredo Gutiérrez y Carlos Vives. Es reconocida por su versatilidad y majestuosa voz.

A Adriana Lucía, la música le corre por las venas. Viene de una familia que le pone entonación a la vida, pero su pasión la descubrió en el colegio, en su natal El Carito, Santa Cruz de Lorica, Córdoba, cuando el maestro cordobés Fernando Zumaqué le dio clases que despertaron el gusto por los sonidos de su tierra.

A los doce años se aprendió un vallenato para darle gusto a su papá, con tan buena suerte que deslumbró a los presentes y le dio un giro completo a su vida como artista, que apenas iniciaba.

De ahí en adelante, participó en festivales y conciertos de todo tipo interpretando canciones de vallenato, porros y cumbias. Sin haber llegado aún a la adolescencia ya era una estrella de la música de su región.

"Volverte a ver, pudiera ser que todo fuera como la primera vez; tenerte así, cerca de mí y volver a empezar y volver a sentir. "Porque tú has sido lo mejor de mi camino, tu amor sencillo que me llena de felicidad; has sido lo más grande de mi vida, mi patria viva, la esperanza de mi soledad" - "Volverte a ver".

adriana-lucia-colprensa.jpg
  1. Es una de las principales reinventoras, y a la vez conservadoras, del porro, ritmo musical caribeño tradicional de los departamentos de Córdoba, Bolívar y Sucre. Pese a que inició en el vallenato, transformó su propuesta al porrock en donde fusiona los sonidos del Caribe con el rock.
  2. Fue directora y guionista de "Porro hecho en Colombia", un documental que reconstruye la memoria musical del porro. La cantautora investigó durante varios años el origen del género a través de manifestaciones culturales, sociales y rítmicas de su región como los cantos de vaquería, la música de gaita, la banda de hoja, la champeta y el jazz.
Imagen perfil

Rita Fernández

'La juglaresa'

Su virtud para tocar el acordeón, componer canciones y cantar en las parrandas fueron la principal fuente de motivación para vencer las barreras de género, en un país que no concebía a la mujer como referente del vallenato.

Gracias a su perseverancia venció prejuicios familiares y profesionales y se abrió campo en el vallenato, dejando claro que la mujer cumplía un rol fundamental en el género ya fuera como compositora, cantante, acordeonista, cajera, guacharaquera, gestora cultural o musa.

"Pasan así las cosas con tanta velocidad que sólo queda el recuerdo y dan ganas de llorar. Qué triste es la despedida cuando un amigo se va, como un sueño que termina lleno de felicidad. Esos tiempos tan felices pasan a la eternidad, esos tiempos tan felices que más nunca volverán y la sombra del recuerdo nunca se podrá borrar, aunque pase mucho tiempo, volveremos a cantar". 'Tiempos felices'.

rita_fernandez.jpg
Facebook Rita Fernández
  1. Junto a Elenita Parodi, Lucy Serrano, Carmen Mejía, Miriam Serrano y Bety Norman, Rita fundó 'Las Universitarias', nombre que surgió cuando dos de las integrantes del grupo ingresaron a cursar la carrera de ingeniería. Su primera presentación fue el 27 de abril de 1968, fecha considerada por críticos y especialistas como el grito de independencia de la mujer en el vallenato.
  2. Compuso verdaderas joyas de la música que se hicieron famosas en voces de cantantes como Rafael Orozco en 'Las dudas del amor', Alfredo Gutiérrez en 'Amor y penas', Jorge Oñate en 'Tierra blanda', Billos Caracas en 'Amor y penas' y Fruko y sus Tesos en 'El son del tren', entre muchas otras.
  3. El fallecimiento de su mejor amiga, Cecilia Meza, hizo que Rita le dedicara unos emotivos versos en la canción 'Tiempos florecidos'. "Y Ceci con su acordeón, también me acompañaba, Cecilia con su hermosa voz, se fue volando, el tiempo se fue, el Valle era mejor. Solo queda el recuerdo de aquel tiempo florecido, hay que seguir cantando y vivir como siempre unidos".
  4. Es una mujer felizmente soltera.  Nunca se ha casado, ni tiene ganas de hacerlo porque su verdadero amor es la música y sentía que si tenía un esposo iba a afectar su carrera. En una entrevista, Rita afirmó que 'Las Universitarias' se acabaron por presiones familiares de las demás integrantes, quienes se habían casado y sus parejas se oponían a participar en el grupo.
  5. La música le ha dado todo. Le permitió tener independencia y libertad, también una realización infinita como persona y como profesional. Venció prejuicios contra la mujer al punto de ser la compositora y música del himno de Valledupar en 1984.
Imagen perfil

Esther Forero

La Novia de Barranquilla

Alegría y fiesta, así era Esther Forero. Con sus canciones enamoró al mundo y mostró con orgullo la cultura musical que se gestaba en su natal Barranquilla. Les cantó a las calles, a los tambores, a sus faroles, a su gente y al Carnaval de Barranquilla del que fue nombrada embajadora vitalicia.

A través de la música y de sus composiciones, La Novia de Barranquilla cambió la identidad de Colombia, un país que la recuerda y la tiene presente en la memoria colectiva como una verdadera heroína de la cultura nacional.

“Nadie ha contado mejor la historia de Barranquilla que Esthercita Forero a través de sus canciones”, ha dicho el investigador cultural Fausto Pérez. Regalos invaluables como "La Guacherna", "Mi vieja Barranquilla", "Volvió Juanita", "Luna barranquillera", "Tambores de carnaval" y "Érase una vez en La Arenosa" son elogios a Barranquilla inmortalizados en canciones de su enamorada Esthercita.

Esthercita Forero engalana su ciudad día y noche. Una estatua en su honor fue colocada en un parque ubicado en la carrera 43 con calle 74. No es para menos, esto es un verdadero amor eterno. 

"Las calles de mi vieja Barranquilla, doradas por el sol y las arenas; el caño saludando al Magdalena con flores de bonita batatilla" - "Mi vieja Barranquilla".

esther-forero-colprensa.jpg
Foto: Colprensa
  1. El periodista, animador y locutor Gustavo Castillo García fue el encargado de bautizar a Esthercita Forero como La Novia de Barranquilla, después de verla una vez vestida totalmente de blanco para una presentación.
  2. Daniella Cura Suescún, gestora musical y musicóloga, recuerda que Esthercita se fue con una empresa farmacéutica a varios pueblos del Río Magdalena como vendedora y aprovechó para recolectar la música que se producía en estas regiones para así ampliar su espectro sonoro.
  3. En 1974, Esther se unió a un grupo de amigos para crear uno de los eventos más importantes del Carnaval de Barranquilla: el desfile de La Guacherna. Es un camino lleno de luces, faroles y mucha alegría que recorre la tradicional carrera 44, encargado de abrir año tras año la fiesta más importante de La Arenosa.
  4. Durante todo 2019, se conmemorará la celebración de los 100 años de la reconocida artista, motivo por el cual el parque Esthercita Forero se convierte en epicentro de turistas y lugareños que quieran rendirle homenaje a una de las mujeres que visibilizó la música de Barranquilla a escala nacional e internacional. 
Imagen perfil

Cecilia Meza Reales

Ceci

Acordeonera y cantante. Fue una de las mujeres que más representó el folclor y una de las primeras en arriesgarse a grabar vallenato en los años 70, extendiendo este género por todo el territorio colombiano. Alegre, noble, talentosa y trabajadora así es recordada por sus familiares y amigos.

Es considerada una de las máximas defensoras y referentes del vallenato auténtico, costumbrista y romántico. ¿Y cómo no? Si el 27 de abril de 1968, Las Universitarias desafiaron un género marcado por el machismo. Cecilia Meza y Rita Fernández, junto con otras tres amigas, crearon la primera agrupación de vallenato conformada por mujeres.

Ese día, empezó el primer Festival de la Leyenda Vallenata y ya se escuchaban rumores de Las Universitarias. Su presentación fue apoteósica. Trascendieron fronteras, presentándose en Estados Unidos, México y Panamá.

"Trinitarias silenciosas, hay nostalgia en los rosales; Cecilia Meza Reales dijo adiós entre las rosas. La sonrisa candorosa, espejo de alma radiante; su mirada penetrante, sempiterna ensoñación, y la voz del acordeón en sus manos, fascinante" - "Décimas de José Atuesta Mindiola a Cecilia Meza".

Cecilia Meza fue la inspiración para muchos versos creados por íconos del género como Rafael Escalona, Gustavo Gutiérrez Cabello y Rafael Gutiérrez Céspedes, quien le dedicó un paseo vallenato expresándole su admiración: "Valledupar tiene un bello tesoro que ningún pirata ha podido robar, una morena de divinos ojos, que me enamora con su mirar".

"Solamente me queda el recuerdo de tu voz como el ave que canta en la selva y no se ve. Con ese recuerdo vivo yo, con ese recuerdo moriré" - "Honda herida", Rafael Escalona.

Otros, como Fredy Molina Daza, se enamoraron de ella en silencio y nunca fueron capaces de expresarle sus sentimientos. 

"Por ti, Cecilia hermosa, yo daría todavía mi vida entera y hasta dos vidas, si tuviera" - Gustavo Gutiérrez Cabello.

 

cecilia-meza-diego-baez.jpg
  1. Con Las Universitarias, Cecilia Meza grabó dos discos. De estas producciones, sobresalieron canciones como "Tiempos felices", "No digas que no te quiero", "La capital" y "Nostalgia fonsequera".
  2. Nicolás 'Colacho' Mendoza fue su profesor de acordeón. El nacido en San Juan del Cesar le enseñó a terciarse el instrumento y a sacarle las mejores melodías. Las primeras clases que recibió fueron el estímulo suficiente para que Cecilia nunca más volviera a soltar esta pieza armónica de viento.